FACULTAD DE HUMANIDADES Y CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN UNLP

ISBN 957 950 34 0658 8

Usted está aquí: Inicio Carpeta 4 EL COLAPSO DEL BLOQUE SOVIÉTICO notas El Cáucaso desde la mirada de Ryszard Kapuscinski

El Cáucaso desde la mirada de Ryszard Kapuscinski

II. El derrumbe del bloque soviético

El viaje por esta región lo realizó entre 1989 y 1991.

 

RYSZARD KAPUSCINSKI  (1932-2007)

RYSZARD KAPUSCINSKI  (1932-2007) 

NACIÓ EN POLONIA. ESTUDIO HISTORIA Y SE DEDICÓ AL PERIODISMO. FUE CORRESPONSAL DE LA PAP (AGENCIA DE PRENSA POLACA) EN LOS PAÍSES DEL TERCER MUNDO. ESCRIBIÓ NUMEROSOS LIBROS ENTRE LOS QUE SE ENCUENTRAN ÉBANO, EL EMPERADOR, EL SHA O LA DESMESURA DEL PODER, EL IMPERIO. LOS FRAGMENTOS QUE AQUÍ RECOGEMOS PROVIENEN DEL ÚLTIMO TEXTO

 

Después de muchos años vuelve a Armenia. Observa varios cambios.

“En primer lugar, la pequeña y somnolienta población se ha convertido en una gran ciudad. Una ciudad con mucho movimiento, ruido y color: muy oriental. (…)

En segundo lugar, de las calles ha desaparecido casi toda la simbología rusa y soviética. Rótulos, carteles, retratos rusos, todo esto ya no existe. La ciudad vive un intenso y concienzudo período de desrusificación. (…)

En tercer lugar, los guerrilleros. Caminan por las calles en grupo, viajan en camiones, tienen sus puestos en diferentes puntos de la ciudad. (…) esta tal vez sea la imagen más sorprendente. (…) Ahora dicen que en Armenia operan treinta y siete ejércitos propios, nacionales. Ejército es mucho decir, pero realmente se ven muchos jóvenes portando armas”.

Deja atrás Ereván. “Estamos en Georgia. Ni siquiera hace falta reparar en que aparecen rótulos escritos con un alfabeto diferente: el georgiano. (…) Comparada con Armenia, Georgia representa riqueza, casas mejores y más vistosas, viñas más grandes, nutridos rebaños de ovejas y vacas, extensas plantaciones de tabaco, prados verdes y jugosos. (…)

En los últimos años Tiflis ha sufrido una gran transformación, Georgia al igual que los demás territorios meridionales del Imperio, adoptó un modelo de desarrollo típico para el Tercer Mundo, que consiste en una rápida y desmesurada expansión de la capital a expensas de la provincia, la cual, abandonada a su suerte se depaupera y deteriora. (…)

Como resultado, el viejo Tiflis, el viejo Ereván, el viejo Bakú, etc se han visto rodeados de gigantescos barrios de antiestéticos y baratos bloques de hormigón, construidos de cualquier manera, sin ningún esmero. (…)

El mundo del habitante del Cáucaso es un mundo pequeño, cerrado, limitado a su aldea, a su valles. La patria es aquello que se puede abarcar con la vista, lo que se puede recorrer en un día. El Cáucaso es un riquísimo mosaico étnico tejido con un número infinito de pequeños, a veces incluso insignificantes, grupos, clanes, tribus y, con mucha menos frecuencia naciones (aunque por razones de prestigio y respetabilidad el término “nación” se usa aquí de manera generalizada, incluso cuando se trata de pequeñas poblaciones. (…)

A la hora de la verdad, nadie es capaz de contestar por que´ armenios y azeríes se odian tanto. ¡Se odian y punto! ”

“Bakú:

Me gusta esta ciudad; está construida para la gente y no contra ella (…) Aquí uno puede pasear durante horas. (…) Tiene hermosos bulevares, varias calles de un modernismo maravilloso que implantó aquí el rey del petróleo, el señor Alfred Noble. De todos modos, en esta ciudad pueden verse todos los estilos arquitectónicos posibles. Junto al bulevar principal se levantan varios edificios de lujo, grandes y luminosos. Se trata de casas que ha erigido para su camarilla el todopoderoso de Azerbaiyán, Gueidar Alíev.(…) Primero Alíev fue jefe de la KGB de Azerbaiyán, más tarde , en los años setenta, primer secretario del partido comunista de esta república. Era un protegido de Brezhnev, que lo nombró viceprimer ministro de la URSS, cargo del que fue cesado por Gorbachov en 1987. (La camarilla de Brezhnev) era un grupo que se caracterizaba por un alto grado de corrupción, por la afición al lujo oriental y por una depravación ilimitada. (…) Ejemplo (de su corrupción) es precisamente este conjunto de edificios de apartamentos levantados en el punto más importante y más emblemático de la ciudad. Los pisos los distribuía Alíev siguiendo unas listas que él mismo había confeccionado. Los criterios de elección eran muy sencillos: los mejores pisos iban a parar a sus familiares más cercanos, detrás de los cuales se situaban los primos y las personalidades más relevantes del clan de Alíev. En estas tierra, al igual que hace miles de años, los lazos tribales siguen siendo los más importantes”.

El Cáucaso desde la mirada de Ryszard Kapuscinski

El viaje por esta región lo realizó entre 1989 y 1991.

 

RYSZARD KAPUSCINSKI  (1932-2007)

 

NACIÓ EN POLONIA. ESTUDIO HISTORIA Y SE DEDICÓ AL PERIODISMO. FUE CORRESPONSAL DE LA PAP (AGENCIA DE PRENSA POLACA) EN LOS PAÍSES DEL TERCER MUNDO. ESCRIBIÓ NUMEROSOS LIBROS ENTRE LOS QUE SE ENCUENTRAN ÉBANO, EL EMPERADOR, EL SHA O LA DESMESURA DEL PODER, EL IMPERIO. LOS FRAGMENTOS QUE AQUÍ RECOGEMOS PROVIENEN DEL ÚLTIMO TEXTO

 

Después de muchos años vuelve a Armenia. Observa varios cambios.

“En primer lugar, la pequeña y somnolienta población se ha convertido en una gran ciudad. Una ciudad con mucho movimiento, ruido y color: muy oriental. (…)

En segundo lugar, de las calles ha desaparecido casi toda la simbología rusa y soviética. Rótulos, carteles, retratos rusos, todo esto ya no existe. La ciudad vive un intenso y concienzudo período de desrusificación. (…)

En tercer lugar, los guerrilleros. Caminan por las calles en grupo, viajan en camiones, tienen sus puestos en diferentes puntos de la ciudad. (…) esta tal vez sea la imagen más sorprendente. (…) Ahora dicen que en Armenia operan treinta y siete ejércitos propios, nacionales. Ejército es mucho decir, pero realmente se ven muchos jóvenes portando armas”.

Deja atrás Ereván. “Estamos en Georgia. Ni siquiera hace falta reparar en que aparecen rótulos escritos con un alfabeto diferente: el georgiano. (…) Comparada con Armenia, Georgia representa riqueza, casas mejores y más vistosas, viñas más grandes, nutridos rebaños de ovejas y vacas, extensas plantaciones de tabaco, prados verdes y jugosos. (…)

En los últimos años Tiflis ha sufrido una gran transformación, Georgia al igual que los demás territorios meridionales del Imperio, adoptó un modelo de desarrollo típico para el Tercer Mundo, que consiste en una rápida y desmesurada expansión de la capital a expensas de la provincia, la cual, abandonada a su suerte se depaupera y deteriora. (…)

Como resultado, el viejo Tiflis, el viejo Ereván, el viejo Bakú, etc se han visto rodeados de gigantescos barrios de antiestéticos y baratos bloques de hormigón, construidos de cualquier manera, sin ningún esmero. (…)

El mundo del habitante del Cáucaso es un mundo pequeño, cerrado, limitado a su aldea, a su valles. La patria es aquello que se puede abarcar con la vista, lo que se puede recorrer en un día. El Cáucaso es un riquísimo mosaico étnico tejido con un número infinito de pequeños, a veces incluso insignificantes, grupos, clanes, tribus y, con mucha menos frecuencia naciones (aunque por razones de prestigio y respetabilidad el término “nación” se usa aquí de manera generalizada, incluso cuando se trata de pequeñas poblaciones. (…)

A la hora de la verdad, nadie es capaz de contestar por que´ armenios y azeríes se odian tanto. ¡Se odian y punto! ”

“Bakú:

Me gusta esta ciudad; está construida para la gente y no contra ella (…) Aquí uno puede pasear durante horas. (…) Tiene hermosos bulevares, varias calles de un modernismo maravilloso que implantó aquí el rey del petróleo, el señor Alfred Noble. De todos modos, en esta ciudad pueden verse todos los estilos arquitectónicos posibles. Junto al bulevar principal se levantan varios edificios de lujo, grandes y luminosos. Se trata de casas que ha erigido para su camarilla el todopoderoso de Azerbaiyán, Gueidar Alíev.(…) Primero Alíev fue jefe de la KGB de Azerbaiyán, más tarde , en los años setenta, primer secretario del partido comunista de esta república. Era un protegido de Brezhnev, que lo nombró viceprimer ministro de la URSS, cargo del que fue cesado por Gorbachov en 1987. (La camarilla de Brezhnev) era un grupo que se caracterizaba por un alto grado de corrupción, por la afición al lujo oriental y por una depravación ilimitada. (…) Ejemplo (de su corrupción) es precisamente este conjunto de edificios de apartamentos levantados en el punto más importante y más emblemático de la ciudad. Los pisos los distribuía Alíev siguiendo unas listas que él mismo había confeccionado. Los criterios de elección eran muy sencillos: los mejores pisos iban a parar a sus familiares más cercanos, detrás de los cuales se situaban los primos y las personalidades más relevantes del clan de Alíev. En estas tierra, al igual que hace miles de años, los lazos tribales siguen siendo los más importantes”.

Acciones de Documento