FACULTAD DE HUMANIDADES Y CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN UNLP

ISBN 957 950 34 0658 8

Usted está aquí: Inicio Carpeta 3 Cine El empleo Acerca del director y del contexto de la realización del film

Acerca del director y del contexto de la realización del film

En pleno “miracolo” económico y a la vuelta del neorrealismo, ciertos directores italianos –los menos reconocidos internacionalmente en su momento- exploraron nuevas formas de acercarse a su tiempo y a su sociedad por medio del cine y han dejado una marca cinematográfica tan discreta como significativa detrás de la celebración expansiva de la comedia italiana y de los célebres autores que la cultivaron y la estancaron en sus tópicos y sus estereotipos. Entre esta nueva generación es preciso ubicar a a Ermanno Olmi, que muestra en este film que se podía realizar un apropiación personal del neorrealismo sin recaer en sus lugares comunes y, a la vez, ir un paso más allá en la búsqueda de un “tempo” personal que es una marca singular de su estilo y uno de los grandes secretos de este film extraordinario oculto entre los pliegues de la historia.

 

null

ERMANNO OLMI, NACIDO EN LOMBARDÍA EN 1931

 

Como parte de esa generación, es preciso considerar a los hermanos Paolo y Vittorio Taviani, al gran Marco Bellocchio y a Antonio Pietrangeli, por nombrar a algunos directores del panorama de la realización italiana que no fueron los más célebres en su contexto pero que –y tal vez por ello mismo- empezaron a inscribir en sus miradas del mundo y del cine, varias notas disonantes y nuevos matices en relación con los relatos característicos de la sociedad italiana de posguerra y con los moldes establecidos tanto por el neorrealismo en decadencia, devenido en sus peores expresiones en un “pobrismo” vacío de crítica política, como por la comedia italiana, reducida en muchos casos a una repetición de estereotipos agotados de los que no escapaban incluso en ciertos casos algunos grandes directores como Dino Risi o el propio Fellini. En obras como El tiempo se ha detenido, Il posto o Los novios, sus tres primeros largometrajes de ficción, Ermanno Olmi mostraba una sensibilidad singular que recogía las mejores tradiciones representativas del neorrealismo para integrarlas en una mirada personal delicada y minuciosa sobre una sociedad en la que los choques entre tradición y modernidad atravesaban de nuevas maneras las experiencias personales y sociales y las percepciones sobre el tiempo y sobre el mundo en diferentes sujetos que debían incorporarse a una nueva era de la historia. En el cine italiano de los primeros sesenta, la percepción aguda de los cambios sociales y del movimiento profundo de la historia hay que buscarla en los filmes pequeños, antes que en las obras que fueron exitosas y celebradas en su contexto. Il posto, La chica de Parma (La parmesana, Antonio Pitetrangeli, 1963) y Las manos en los bolsillos (I pugni in tasca, Marco Bellocchio, 1965) siguen narrando a través del tiempo lo que se agitaba sin acomodarse al cuadro en un mundo transfigurado por la irrupción de una nueva etapa de la modernidad y sobre el que no cabían las grandes carcajadas sino, apenas, algunas tenues sonrisas reveladoras.

 

Diez filmes de Ermanno Olmi

 

  • El tiempo se ha detenido (Il tempo si é fermato, 1959)

  • Los novios (I fidanzati, 1963)

  • E venne un uomo (1965)

  • Un cierto día (Un certo giorno, 1968)

  • Durante el verano (Durante l’estate, 1971)

  • El árbol de los zuecos (L’albero degli zoccoli, 1978)

  • Camminacammina (1983)

  • La leyenda del santo bebedor (La legenda del santo bevitore, 1988)

  • El misterio de las armas (Il mestiere delle armi, 2001)

  • La villa de cartón (Il villaggio di cartone, 2011)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acciones de Documento